6 DE SEPTIEMBRE: GILBERTO GIL

Como músico que modificó el curso de la poderosa música de su país, y como político que, también, desafió todas las convenciones de la administración pública, el bahiano Gilberto Gil ha vivido siempre invariable e inflexible bajo sus propios designios. ¿Cuáles son esas intenciones, cuales sus motivaciones? En la música, Gil tomó prestado de los lugares más probables e improbables –el Forró de su tierra natal, la Bossa Nova de la metrópoli brasileña, y finalmente, el Rock, el Punk, y el Reggae de ultramar– para lograr un sonido personal, único;  y como ministro de cultura del gobierno de Luis Ignacio “Lula” da Silva, dio un paso trascendental para que la gente común y corriente de su país pueda tener acceso a todo, a lo local y a lo extranjero, a través de innovadoras políticas relativas a los derechos de autor. Tomarlo todo de todas partes. He ahí su designio.

Gilberto Gil nació en Salvador, la ciudad más grande del estado de Bahía, pero pronto su familia se recluyó en un pequeño pueblo en medio del sertão, es decir el campo más empobrecido. El Brasil de su infancia era uno donde las ciudades florecían y el campo sucumbía.  Su maestro soberano de las lides musicales fue Luis Gonzaga, el acordeonista principal de la música campesina del lugar, el Forró. Pero desde la adolescencia, Gil estaría totalmente dispuesto a escuchar al otro, a reproducir lo otro. La sofisticación de la Bossa Nova que venía desde Río de Janeiro fue su segunda inspiración. Su primera banda, de colegial, era una mezcla de rock y bossa. Fue en la Universiad Federal de Bahía en donde Gil empezaría a sembrar la base de su genialidad. Ahí encontró a Caetano Veloso, y junto a él, y motivado por la revolución juvenil de los sesentas, formó el movimiento Tropicalista, expresión cultural clave de toda América Latina.

Los Tropicalistas eran, por definición propia, confrontativos: viva lo nuevo, abajo lo viejo. Y era, sobre todo, canibalista: tragaba todo lo que anduviera al paso, y pronto era incorporado al sonido propio. Para ellos, daba lo mismo la poesía de Timothy Leary que las baladas de Roberto y Erasmo Carlos. Todo valía la pena incorporar. La veta política no dejó, en ese momento, de ser parte del Tropicalismo. En 1969, Caetano y Gilberto fueron encarcelados por el gobierno dictatorial de Artur da Costa e Silva. Su propuesta era demasiado radical para las limitadas cabezas del funcionariato totalitario de la época. A los pocos meses fueron dejados en libertad, pero fueron aconsejados de que abandonasen el país.

En Londres, donde Gilberto y Caetano terminaron viviendo, los ya célebres tropicalistas dejaron de ser tales, y se movieron hacia otras direcciones. Allí, Gilberto Gil continuaría devorando influencias: el Glam Rock, el Punk y, sobre todo, el Reggae, fueron utilizados y reformulados desde su música.  Al volver a Brasil, en 1972, Gil era ya una personalidad conocida, sobre todo, por su versatilidad y por su forma magistral de tomar lo existente en el mundo y darle su personal sentido.

Cuando fue propuesto, en 2003 por Lula para ser el primer ministro de cultura de raza afro-brasileña de su país, los personajes de la “alta cultura”, las vacas sagradas y los burócratas de turno pusieron el grito en el cielo. ¿Un cantante negro, ministro? Gilberto Gil es una persona que se irrita con dificultad, y su primera acción como ministro fue entrevistarse con sus críticos y explicarles su programa. Lo segundo que hizo fue incorporar nuevas ideas culturales para un nuevo siglo. “La ley de propiedad intelectual es un asunto del siglo veinte. Debemos hacer una ley para el siglo veintiuno”, promulgó. Internet gratis y una agresiva negociación con los distribuidores de contenidos para dar acceso a millones de jóvenes brasileños a aquellos contenidos son, todavía, recordados como actos brillantes en la administración pública del mundo. Una nueva visión que, tomada desde su propio trabajo como músico, cambió la vida de mucha gente en su país.

La visita de Gilberto Gil a Ecuador es un hito valioso, no solo por la estatura del personaje, sino también porque nos acerca de alguna manera a un país y una cultura permanentemente ausente de nuestros itinerarios. Tan lejos y tan cerca de ese monstruo gigante, emocionante, que es Brasil.

Esta es la selección de temas de este programa especial sobre la música de Gilberto Gil:

Realce
Viramundo
Maracatu atomico
De ouro e marfil
Cantigo do Sapo
Asa Branca
Cinema Novo, con Caetano Veloso
Desde que O Samba é Samba, con Caetano Veloso
Something, con Milton Nascimento
Panis et Circenses, interpretada por Marisa Monte
Soy loco por ti América, interpretada por Los Van Van y Carlinhos Brown
Palco, interpretada por Djavan
Aquele Abrazo
Toda Menina Bahiana
Ciencia e arte
Pela Internet
Lamento Sertanejo
Superhomen
The Secret Life of Plants
La lune de Gorée
Expresso 2222
Touche Pas a Mon Pote
Esoterico, interpretada por Maria Bethania y Gal Costa
Parabolicamara

Este capítulo de TAN LEJOS TAN CERCA se emite en vivo por la Radio Pública de Quito 102,9 FM, este Jueves 6 de Septiembre de 9 a 11 am (14 a 16 GMT) y AQUÍ se puede escuchar este programa en vivo, en diferido, y cada uno de los programas anteriores.


Escuche aquí: Gilberto Gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s