22 DE OCTUBRE: EN LA CAMA

 

Con la testosterona a flor de piel –como es normal a su edad–, el adolescente del primer curso de colegio asiste a las clases especiales de “Educación sexual” que su liberal colegio ha dispuesto. Allí verá horrendas fotos de todas las enfermedades venéreas posibles y tendrá que soportar al sexólogo cuyo carisma es igual al del empleado de la ventanilla en el seguro social. A la semana siguiente, asiste a las clases, opcionales por supuesto, de “Religión”, que su laico colegio –por presión del comité de padres– ha programado. Allí escuchará de la obesa catequista sobre la podredumbre de la carne, del error del deseo y de la virtud de la virginidad.

Confundido –su cuerpo pide otra cosa– en casa prenderá el aparato aquel solo para encontrarse con el programa gigante de la televisión ecuatoriana, “A todo dar” que le mostrará aceitadas jóvenes meneando con cadencia esas caderas imposibles, construidas sin duda en el quirófano de algún cirujano estrella de la ciudad. En el seno familiar, papá y mamá –por pudor e ignorancia– guardarán absoluta discreción y silencio sobre las cosas del sexo. Afuera, los amigos le contarán de sus aventuras con las chicas y le mostrarán, como verdaderos trofeos de gestas heroicas, páginas arrancadas de revistas pornográficas, tan obscenas como las fotos de la herpes, tan obscenas como el sermón de la catequista y tan obscenas como las contorsiones del “talento de televisión”.

En toda esta saga, la palabra “amor” jamás fue pronunciada. Nunca se dijo que el sexo es el resultado del amor, del deseo y del cariño de dos personas.

Hablar de sexo en un país como este es una empresa difícil. Ni siquiera entre las parejas se hablan de sus cosas íntimas, de lo que sienten o como lo sienten. A veces se prefiere ir al analista o terapeuta –cosa perfectamente válida por cierto– que solucionar las cosas cara a cara. Es el triste destino impuesto por centurias de tabú sexual, por millares de padres que no quieren suficiente a sus hijos, de maestros que toman todo por el lado equivocado, de una educación dominada por la castidad religiosa, y de una cultura voraz y codiciosa, que está dispuesta a venderlo todo.
T-o-d-o.

En este programa, que pese a la gravedad de esta introducción, resultará bastante divertido y hasta lúdico, he seleccionado una veintena de canciones de muchos lugares que hablan sobre el sexo y sus cosas: el deseo, la pasión, el amor… y sí, la carne:

Spinetta Jade, Sexo
Dr Lonnie Smith & David “Fathead” Newman, Sex Laws
Patricia Barber, Light My Fire
Peter Gabriel, Sledgehammer
Ricardo Marrero, Feel Like Makin’ Love
Los Hombres Calientes, Feel Like Makin’ Love
D’Angelo, Feel Like Makin’ Love
Marvin Gaye, Let’s Get it On
Marvin Gaye, Sexual Healing
Curtis Mayfield, So in Love
Peggy Lee, Fever
Donna Summer, Love to Love You Baby
Serge Gainsourg con Jane Birkin, Je T’Aime… Moi Non Plus
Portishead con Jane Birkin, Melody
Portishead, Glory Box
The Cure, Let’s Go to Bed
The Doors, Touch Scares
The Doors, Touch Me
Jimi Hendrix, Foxy Lady
George Michael, I Want Your Sex
Blondie, Call Me

Este capitulo de TAN LEJOS TAN CERCA se emite en vivo este Lunes 22 de Octubre desde los estudios de Radio Pública de Quito en 102,9 FM, de 9 a 11 AM (14 a 16 GMT), y AQUÍ se puede escuchar el programa en vivo, en diferido y todos los programas anteriores realizados hasta el momento, cada uno con su tema específico. Imagen: “En la cama: el beso”, Henri de Toulouse Lautrec (1892).

Escuche aquí: En la cama


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s