15 DE AGOSTO: LAS VOCES DEL DESIERTO

large_paris_texas_blu-ray4x

El sol baña todo. No hay espacio para el sosiego. Un hombre camina a través del desierto. No tiene rumbo fijo. Camina por las dunas y luego por las planicies de vegetación mínima. Todo alrededor demanda cuidado. El águila posa su mirada firme al hombre que camina. La serpiente se desliza para morder. El hombre camina hacia un horizonte donde hay lo mismo: infinitud. Llega, horas, días después, al autoservicio enclavado en el recinto tejano de “Trilingua”. Al probar las primeras gotas de agua derretida de un hielo encontrado, se desploma finalmente. Esas son las primeras imágenes y secuencias del film de 1984 “Paris, Texas” del realizador alemán Wim Wenders. Aquella es una fantástica historia sobre el desierto.

El desierto no está en la durísima e impenetrable geografía que retrata en esas imágenes que he descrito. No está solo en esa caminata, la caminata de un hombre que ha perdido sus cabales, en medio de la nada, en el silencio sepulcral de una tierra sin fronteras y sin final. El desierto –las voces que lo componen, las miradas que lo definen– está, tal como se puede ver en el film, en cada paso que damos en una vida en que las cosas han suplantado a los afectos. Sí, parece que el desierto convive con nosotros cada vez que un hombre, una mujer o un niño no tienen acceso a una fuente de agua límpida, o a un hogar decente. El desierto carcome la vida cada vez que alguien circula raudo en su BMW por la avenida mientras en la acera un niño ruega por un momento de paz, por un plato de comida.

Y, como en “Paris, Texas”, el desierto es interior. El hombre que camina en medio de ese exceso de espacio vacante, está vacío por dentro también. Su mujer se ha ido y él ha abandonado a su hijo. Las cárceles del alma lo aprisionan en lo más profundo. En su corazón y en su espíritu hay apenas soledad. Hay exceso de espacio vacante. No hay amor. Tal como ocurre en la vida real, en el corazón de tantos hombres y mujeres definidas por la soledad.

Estas son las voces del desierto. Las canciones que están en este capítulo de este programa de radio son sobre el desierto. Sobre el lamento del “sertão” en el noreste brasileño, sobre la angustia de la hambruna del Sahara, sobre la violencia de las amplias zonas desérticas de oriente cercano, sobre la condición engañosa de un lado y otro de la enorme frontera desértica entre México y Estados Unidos. Estas son, pues, las voces del desierto.

Quantic & His Combo Bárbaro Canção do deserto

Marcus Miller, Ethiopia
Mulatu Astatke, Green Africa
Fanu & Bill Laswell con Nils Petter Molvaer, Hollow Grounds
Horacio Salinas, Desierto
Badi Assad, Asa Branca
Gal Costa, Sertão
Luciana Souza, Lamento Seranejo (Forró de Dominguinho)
Luis Gonzaga, O Fole roncou
Khaled, Sahra
Jimmy Page & Robert Plant, Gallows Pole
Jimmy Rosenberg, The Sheik of Araby
Pat Metheny, Tharsis
John Zorn, Persepolis
Ennio Morricone (Guido Ponzini, Viola da Gamba), The Good, The Bad and The Ugly
Lhasa de sela, La frontera
Lila Downs, Perhaps, Perhaps, Perhaps

Este capítulo de TAN LEJOS TAN CERCA se emite en vivo este JUEVES 15 DE AGOSTO, de 12:30 a 14:00 (hora de Ecuador); 17:30 a 19:00 (GMT); por Distrito FM 102.9 y en este mismo sitio web se puede escuchar en vivo, diferido, a cualquier hora después de su primera emisión, así como todos los programas anteriores. Imagen: fotograma del film “Paris, Texas”, Wim Wenders, 1984.

Escuche aquí: Las voces del desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s