Capítulo 35: Elogio de las fronteras

Con la participación de Elena Vargas, Fabiano Kueva y Jorge Espinosa
Escuche aquí: “Capítulo 35: Elogio de las fronteras”

Sinclair-Map-1

Las fronteras existen porque los estados-nación requerían delimitarse para organizarse políticamente. Existen para mantener –según la lógica del liberalismo clásico– cierto orden, y sobre todo una aplicación soberana en cada territorio. La frontera invadida, aquella que habría de ser traspasada por el vecino, era el escenario invariable de una guerra. El tiempo y la sofisticación de la política ha puesto otras fronteras que demarcan la vida: las económicas, las artificiales, las marítimas. Las fronteras culturales son cada vez más marcadas e impenetrables con la hegemonía occidental y el radicalismo de oriente.

Y luego están esas fronteras que son menos físicas y más subjetivas. La fronteras de la ética, los límites morales; las fronteras que deben ser respetadas en una relación de amistad o en un idilio de romance. Hasta en el arte hay fronteras: esto es pintura y por ende no es contemporáneo. Esto es guaguancó, y por ende no es rumba. Esto es trip-hop y por ende no es hip-hop. Y así, hasta el infinito, la costumbre, la cultura y la vivencia nos han sometido al respeto –o irrespeto– a todas las fronteras imaginables.

Y es precisamente en el ámbito fronterizo –de aquel que no está seguro de si pertenece a un lado u otro, ese que camina con suprema inseguridad sobre su propia identidad– donde la vida parece encontrar una dimensión de energía y resistencia. Una ambigüedad, un relativo irrespeto por lo establecido, una vaguedad. Cruzar las fronteras, necesariamente, conllevan sacrificio y muchas veces dolor. Para millones de seres humanos, cruzar las fronteras territoriales es imperativo para un porvenir diferente, para una vida mejor. Y atrás deben dejar lo que conocen, lo que aman.

En todo esto he venido pensando las últimas horas luego de conocer más de cerca un proyecto de arte que ha venido gestándose los últimos años. Se trata de “Un-joliday”, de tres artistas ecuatorianos. Cada uno vive en un lugar diferente del mundo y han venido explorando varios lugares fronterizos interesantes por realidad y su historia. Fabiano Kueva, Jorge Espinosa y Elena Vargas pretenden –como ellos cuentan en la descripción de su proyecto– “discutir sobre ideas de protección, supervivencia y estancamiento, ideas que nos parecen intrínsecamente relacionadas a la intención de cruzar una frontera con el objetivo de buscar una nueva vida”.

Ellos realizarán un performance este fin de semana en Quito, y he querido hablar con ellos para que todos podamos conocer más de este proyecto –algunas cosas están publicadas en el sitio web www.unjoliday.com.

Y aprovechando el tema –tan apto para poder elevar distintas representaciones y discursos– he escogido algunos temas musicales que hablan de ese ámbito fronterizo, y ese ámbito del que habla el proyecto: refugio, paso, mutación –y sus contrarios: oscilación, estacionamiento, querencia.

  • Protection – Massive Attack
  • Riverbed – Morcheeba
  • Strangers – Portishead
  • Shelter – James Taylor Quartet & Rose Windross
  • Refugio – Pedro Aznar
  • La frontera – Lhasa de Sela
  • The Last Refugee – Roger Waters
  • Long Train Running – The Doobie Brothers
  • Rafael manda a corte
  • The Other Side – Gil Scott Heron
  • Blue Nile – Mulatu Astatke & The Heliocent
  • Guajira from Anywhere – Gabriel Hernández Quartet

Este capítulo de TAN LEJOS TAN CERCA se emitirá el miércoles 6 de septiembre de 2017, desde las 18:30 hasta las 19:50 (GMT-5). Aquí se puede escuchar el programa en vivo desde este sitio web. Aquí se puede escuchar el programa en cualquier momento después de su emisión viva, y todos los programas anteriores. Imagen: Mapa de Joseph Sinclair (1921-1924). Trayecto Quito-Sarayaku (fragmento); tomado de unjoliday.com